Escándalo de abuso sexual en el futbol mexicano

0
405

 

 .

La Interpol, dio en custodia este jueves en el aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a los agentes investigadores pamperos al jugador argentino naturalizado paraguayo para cumplir con su extradición.

La Procuraduría General de la República (PGR), activó a la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales (SJAI) y la Agencia de Investigación Criminal (AIC), quienes se encargaron de todo el proceso de investigación, localización, captura y entrega al Gobierno de la República de Argentina a Jonathan “N”, para que sea procesado por su probable responsabilidad en el delito de abuso sexual agravado en contra de una menor de edad.

El pasado 20 de diciembre de 2017 fue detenido el ex jugador del equipo Lobos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), en San Andrés Cholula, Puebla, y al ser requerido por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Número 32 de la Ciudad de Buenos Aires, no pudo salir en libertad ya que entre 2012 y 2016, se le acusa de cometer este delito.

Jonathan “N”, tenía la ficha roja y no es la de Parchis, sino la notificación publicada por la Secretaría General de INTERPOL, a petición de la Oficina Central Nacional de Argentina, y a sus 36 años de edad tiene una difícil semifinal que enfrentar.

Desafortunadamente temas y acusaciones por abuso o acoso sexual están en cada rincón el mundo entero. En la ciudad de Tampico, Tamaulipas; México, un estado norteño de este país, el señor Raúl Eduardo Monge Castillo, Gerente Administrativo de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (COMAPA), tiene por lo menos que terminar de convencer a tres señoritas que allí trabajaron de que no hablen ante la justicia, pero pese a todo el temor que le pueden tener a este caballero, han externado bajo el anonimato el acoso sexual del que fueron víctima.

El caso más reciente fue hace dos meses, el de una trabajadora del departamento Recursos Humanos, pero antes una doctora de Salud Ocupacional de la COMAPA y un tercer señalamiento directo victimiza a una dama del Área Comercial, aquí en esta oficina hay más personas por escuchar.  Monge, según comentan, comienza a insinuar sus intereses carnales ofreciendo incrementos salariales, más prestaciones y hasta ascensos laborales.

Las tres señoritas que señalan directamente a Eduardo Monge, tuvieron que renunciar, mejor dicho  por negarse al jugueteo, fueron liquidadas del órgano descentralizado del Gobierno de Tamaulipas, por lo que es imperante que los vientos del cambio aplaquen este tipo de intimidaciones ya que están muy distantes de la imagen y la forma de trabajar del actual mandato panista que asume oportunidades de progreso para todos.

Esta situación que por causas de fuerza mayor no está en la Procuraduría General de Justicia del Estado, indudablemente perjudica la política pública local.

De acuerdo al código penal del estado de Tamaulipas, el ARTÍCULO 276 quinquies.- Si la persona que comete estos delitos fuere servidor público y utilizase los medios o circunstancias que su función le proporciona para ejecutar el hostigamiento o el acoso sexual, además se le sancionará con la destitución e inhabilitación de seis meses a dos años para desempeñar cualquier empleo, cargo o comisión públicos. [email protected]

Jonathan Fabbro

Jonathan Fabbro

Foto propiedad de: Internet

Vía SDP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here