Honduras y El Salvador se enfrentan otra vez , a 50 años del conflicto llamado «Guerra del Fútbol»

0
443

Honduras y El Salvador provocó la muerte de casi 6 mil personas. Un conflicto llamado “Guerra de las Cien horas” o “Guerra del Futbol”, debido a que empezó después de un partido de balompié entre ambos países, el 27 de junio de aquel año.

El Salvador y Honduras se enfrentan este martes en la Copa Oro 2019, a 50 años del enfrentamiento fatídico. Eventos relatados por el periodista polaco Ryszard Kapuściński en su libro La guerra del fútbol.

Es un encuentro decisivo en el grupo C de la Copa Oro, que se juega este martes. Con dos derrotas, Honduras ya quedó eliminado; El Salvador, por su parte, sigue con vida y puede ganar su boleto para los cuartos de final del torneo. Pero ese duelo de centroamericanos no sólo vale tres puntos. También reviste una importancia histórica: se juega dos días antes del quincuagésimo aniversario de un partido que quedó para la historia.

El 27 de junio de 1969, Honduras y Salvador jugaron en un duelo de desempate en la Ciudad de México, después de haber igualado en los encuentros ida y vuelta. Esa confrontación fue el detonador de un conflicto conocido como “Guerra del Futbol”.

Pero la rivalidad no empezó ese día, sino antes. En 1969, casi 20% de los peones rurales de Honduras eran salvadoreños, una migración debida a la sobrepoblación de El Salvador, cuyo gobierno favoreció la salida de sus ciudadanos. En aquel entonces, ambos tenían una economía agrícola, empujada por Estados Unidos con el mercado común centroamericano que quería frenar en la región, la ola comunista proveniente de Cuba.

El presidente hondureño Osvaldo López Arellano emprendió una reforma agraria a favor de los grandes terratenientes como la empresa estadounidense United Fruit Company, dueña del 10% de la tierra cultivable.

“El gobierno quiere repartir las tierras ocupadas por los campesinos salvadoreños entre los campesinos de Honduras. Lo que implica que 300 mil migrantes deben de regresar a su país, donde no tienen nada”, contextualiza el periodista polaco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here